Ir al contenido principal

El mundo de los hilos invisibles

No tengo ni poseo.

No me perteneces ni te pertenezco.
Nadie es mío. De nadie soy.

Lo que pienses o sientas acerca de mi, te pertenece. No lo cargo.
Lo que pienso o siento acerca de ti, me pertenece. No lo cargues.
Amad@ Soy por lo Inconmensurable. Amad@ eres.

Cada uno de nosotros, 
sumergidos en el mundo de la Dualidad,
viajamos hasta el reencuentro.

Mientras tanto, amigo/enemigo, espejo y sombra,
recuerda que somos apenas almas compartiendo un camino
para aprender a reconocernos como puntos de luz

de un mismo Origen.



La dualidad es el mundo de los hilos invisibles, la separación es ilusión. La experiencia en la Tierra es un juego, un diseño, un escenario montado para que realicemos nuestra Gran Obra. Las almas se disponen como personajes e interactúan creando comedias, dramas, romances, suspensos, terrores... Y de cada interacción, nuestra responsabilidad es extraer la lección, el descubrimiento o la comprensión que nos ayude a “darnos cuenta”.

En este juego nada en realidad importa más que el proceso evolutivo de cada alma. El sufrimiento es una carga indeseada; pero si aparece, es hasta que se comprende cuál es el patrón/bloqueo del que hay que liberarse.  Es importante reconocer los patrones que crean sufrimiento para trascenderlos, y las almas que se ofrecen como espejos ayudan a eso, de la misma forma que cada uno de nosotros espeja distorsiones que otras almas necesitan trascender, porque en esta gran escuela Todos somos Uno.

Cada experiencia, suceso y alma que conforman un “otro” nos muestra una luz que brilla en nuestro interior y que pide que la reconozcamos; o nos muestra una sombra, un patrón o bloqueo que necesita ser asumido para poder superarlo. Están para brindar apoyo en nuestro camino evolutivo, aunque la mayoría de las veces no lo sepamos.

No encarnamos para sufrir sino para cursar grados que nos ayuden a evolucionar, venimos a cumplir nuestros propósitos y misiones. Comprender la dualidad nos permite entender un poco mejor la dinámica de las relaciones y vivir la ilusión de separación en formas menos traumáticas. Desde los Registros Akáshicos compasivamente se nos acompaña en estos procesos. Nos ayudan a darnos cuenta. Lo hacen sin calificar las experiencias como buenas o malas, sin juzgar ni juzgarnos, brindándonos herramientas para sanar, para que el tránsito por esta encarnación elegida sea lo mejor y más feliz posible.

Detrás de cada luz y sombra que no asumimos, hay una sabiduría que no recordamos.



Marcela Karina Ortiz
Lectora de Registros Akashicos
Modalidad a distancia: por Mail o Whatsapp.
Email: Leyendamitica@gmail.com
Whatsapp: +54.11.6959.5591

Entradas populares de este blog

Preguntas frecuentes al momento de solicitar una lectura

Decálogo personal