Diferencia entre los Registros Akáshicos y las Canalizaciones



"Al hombre le fue dado un cuerpo físico por la Naturaleza al nacer. En algún lugar en él existe la chispa divina original, originada por Dios y que, una vez que se le reencuentre, ésta será su Espíritu Consciente".
Rodney Collin


¿Qué es canalizar? Se trata de una meditación a través de la que entramos en contacto con energía de alta vibración. Esta meditación permite lograr un estado expandido de conciencia, habilitando la recepción de información y así canalizar, ya que como la palabra lo indica, nos transformamos en un canal, una antena que recibe directamente desde la Fuente o de los Estratos Superiores.

¿Qué se canaliza? canalizamos mensajes provenientes del Yo Superior (nuestro Yo más elevado), el Yo Interior (el Alma) o de Maestros y Guías Espirituales que algunos pueden denominar Ángeles, Elementales, o Seres de consciencia muy elevada. Son energías que están allí para brindar apoyo a nuestro camino evolutivo, más allá de los nombres que les demos.

Las respuestas a determinada inquietud que recibimos en un sueño, las intuiciones o los momentos en que se nos “prende la lamparita” o “nos viene” la inspiración pueden ser con mucha seguridad canalizaciones espontáneas. Pero al hacerlas en forma consciente, es posible capitalizarlas de forma enriquecida, ya que recibimos la información requerida en el momento que la solicitamos e interpretarla sin perder ni olvidar nada (como nos ocurre muchas veces cuando soñamos).

Cuando canalizamos mediante la técnica de Apertura de Registros Akáshicos estamos entrando en un radio frecuencial mucho más elevado, contenido y protegido. Subimos unos cuantos pisos. El anclaje en la Luz nos permite tener la seguridad de que ninguna energía baja, negativa o manipuladora se filtrará en la información que estaremos recibiendo.

Es importante remarcar una y otra vez que no hay gurúes ni elegidos ni iluminados, quienes antiguamente tenían la “potestad” de estas herramientas. Hoy en día, sabemos que somos dentro del cuerpo que encarnamos una energía de alta frecuencia y que a medida que lo vamos recordando, el acceso al Conocimiento Akáshico está disponible y es cada vez más accesible.  Hay una Energía Inteligente y Amorosa que forma parte de todo y a la que todos podemos acceder. La Fuente está en permanente diálogo con nosotros y cuando estamos dispuestos, podemos escucharla conscientemente.
 
La Energía de los Registros Akáshicos pertenece a un plano de Asistencia. Dentro de los Registros ‘fusionamos’ nuestra mente con esta energía que denominamos Mente de Dios, Fuente o Akasha

Los Guías no piden devoción ni obediencia. Respetan el libre albedrío siempre. No juzgan y tenderán a enseñarnos a desarrollar una visión alejada de los juicios.