Ir al contenido principal

Soltar es recibir



Revisemos lo que hemos traído hasta nuestro presente, pero sin interpretarlo. Sin apego.  En la memoria guardamos registros de nuestro pasado y de nuestros muchos pasados. Comprenderlos es aprender desde la compasión, no desde la interpretación.

Siempre que sea el momento, la información llegará. Es preciso estar dispuesto a verla desde esta comprensión: “El pasado no me pertenece”. Lo Que Fue se muestra, no para ser juzgado ni para ser interpretado. Se presenta para ser observado, integrado y perdonado.

La visión de un pasado no llega porque sí, sino por correspondencia energética. Significa que nuestras experiencias presentes se asimilan en algún grado a cierto aprendizaje. La respuesta a un por qué puede estar en el pasado, pero lo veremos tan solo porque lo que se repite necesita trascenderse.

No aparece para justificar nuestros bloqueos, sino para tomar conciencia de ellos y activar mecanismos para liberarlos. Revisar es esto y por lo único que tienen sentido revisar. Hemos encarnado con un propósito, y para averiguarlo es necesario desapegarse, que no es desamorarse, ni desentenderse o insensibilizarse. Desapegarse es lo que hace al ser humano elevarse por encima de las emociones retentivas y el apego al pasado.

Cuando desapegamos, estamos listos para recibir las respuestas que nos ayudan a evolucionar. La comprensión nos lleva de regreso al Vacío del Todo.

Entradas populares de este blog

Preguntas frecuentes al momento de solicitar una lectura

El mundo de los hilos invisibles

No tengo ni poseo.
No me perteneces ni te pertenezco. Nadie es mío. De nadie soy.
Lo que pienses o sientas acerca de mi, te pertenece. No lo cargo. Lo que pienso o siento acerca de ti, me pertenece. No lo cargues. Amad@ Soy por lo Inconmensurable. Amad@ eres.
Cada uno de nosotros,  sumergidos en el mundo de la Dualidad, viajamos hasta el reencuentro.
Mientras tanto, amigo/enemigo, espejo y sombra, recuerda que somos apenas almas compartiendo un camino para aprender a reconocernos como puntos de luz
de un mismo Origen.


La dualidad es el mundo de los hilos invisibles, la separación es ilusión. La experiencia en la Tierra es un juego, un diseño, un escenario montado para que realicemos nuestra Gran Obra. Las almas se disponen como personajes e interactúan creando comedias, dramas, romances, suspensos, terrores... Y de cada interacción, nuestra responsabilidad es extraer la lección, el descubrimiento o la comprensión que nos ayude a “darnos cuenta”.

En este juego nada en realidad importa más que el p…

Un año de desafíos nos insta a encontrar el propósito detrás de cada lección

Hay una sabiduría muy antigua que dice que Todos somos Uno y que atraemos a nuestra vida aquello que necesitamos para evolucionar, aún cuando aquello pueda ser no tan positivo a simple vista. Hay procesos que suelen ser incómodos, ácidos, muy dolorosos y muchas veces incomprensibles, y en esos momentos creemos estar solos. Creemos estarlo, pero nunca es así. Estos procesos han sido diseñados por nuestro Ser más elevado para un propósito: Aprender a reconocernos en la fuerza del que co-crea su realidad y no en la vulnerabilidad de quien se siente a merced de  las circunstancias.Aprender a encontrarnos en la Luz que somos más allá de toda sombra, que no es otra cosa que aprender a conocernos, aceptarnos y amarnos en la misma medida, tal como somos capaces de amar a nuestros seres queridos.Aprender a darnos cuenta que no siempre nos damos ese amor y que es tiempo de empezar a hacerlo.

No es fácil reconocernos en una situación indeseada, y pasamos por todo tipo de crisis hasta que nos dam…