domingo, 27 de diciembre de 2015

"Integración"



"Insospechada suerte corren aquellos que se aventuran más allá de los confines de su psiquis para lograr un encuentro de comunión plena con el Todo. La maravilla de la Creación responde en cada hora, en cada jornada, de manera brillante y en apertura.

El Amor manifiesta cambios permanentemente, pues es el cambio perpetuo lo que genera creación en la materia. La ilusión de permanecer en estado de quietud envuelve de azarosa presencia, pues lo inmanente, omnisciente y omnipresente es movimiento, no quietud. La quietud es una forma de expresar la postura mental adecuada a los ritmos universales, es acompañar la vibración, la ola, el color. La mente que acompaña el ritmo universal permanece en estado de “quietud”, es decir, de armonía pura. La esencia de este concepto radica en la necesidad de crear conceptos, pues la mente es la gran creadora. No obstante, la “quietud” permite a la mente sosegarse de influencias del ego, pues lo trasciende al conectar con la frecuencia pura y clara de la energía universal. La música, los sonidos de universo, pulsan en el Ser la consigna que conquista todas las batallas interiores, pues es la música de la energía cuántica, maravillosa y completa que ustedes llaman Amor. La unificación de este concepto Amor requiere análisis profundo para entender que hablamos  de una energía que va mas allá del amor maternal, fraternal, sexual, humano. Pues bien, aunque estos forman parte de esa energía en su aspecto materializado, aquí hablamos del Amor Completo que aplica Sanación, Iluminación, Apertura e Integración con el cosmos.

El Ser Completo es aquel que ha integrado esta energía a la de su mente. Los ojos de su alma revelan desde aquí la apertura que les permitirá conectar con la frecuencia acorde a la Llama Trina. Integración, no separación, es integrar en la comprensión del Todo mediante sus funciones mente-corazón.
Sanación akáshica aplica en esta hora, en todos aquellos seres que aquí y ahora resuelvan ese conflicto interior aunque sea en forma breve. En este mismo instante, fuente de luz sanadora, reparadora, vivificadora, descenderá sobre ustedes. El método requiere dedicación en la sencilla tarea de toma de consciencia de ser más que un individuo. Integración es descubrir que son parte de un Todo universal.

En esta hora, allí donde se encuentren, la Luz descienda sobre ustedes y el mensaje sea en Luz, en la forma, lenguaje y expresiones visuales y sensoriales que sean capaces de  comprender. Que la Luz sea en ustedes mediante el ejercicio de la Integración. En Plenitud acompañamos, en Amor acompañamos. Maestro Hilarión describe en Luz la señal del Iluminado, aplica sus símbolos akáshicos sobre el Ser despierto y en apertura que recibe esta sanación.

Bendiciones sobre toda la humanidad que aprende a escuchar su mente-corazón. Bendiciones para quienes en silenciosa apertura reciben en la comprensión de ser parte del Todo, esta sanación-bendición. La energía sanadora aplica en esencia, en aquellos espacios de la mente que hoy requieren apoyo y  trabajo. Que las bendiciones lleguen en Luz a esas áreas de la mente que hoy necesiten apoyo para integrarse con el corazón.

Repitan este mantra las veces que requieran para Apertura e Integración:

“Recibo hoy, en apertura y confianza, la Luz de la Fuente Creadora que colabora en mi Integración. La Luz balsámica y sanadora de la Fuente es energía que me inunda de sabiduría y comprensión. Aquí y ahora comprendo que soy Uno con el Universo. Me integro en Luz con mis hermanos. La división desaparece. En Plenitud, amo. Benditos sean mis hermanos, que Son a través de mi. Gracias”

La sanación akáshica extendida en esta hora apunta a la limpieza de los mecanismos nocivos que actúan en la mente para crear división y separación. La sanación limpia, colabora en eliminar todo aquello que no contribuya a la Integración. Decimos que colabora porque es la voluntad primera/personal la que contiene la fuerza y poder de generar estos cambios. Sin la voluntad de cada uno de ustedes, este ejercicio no es posible. Voluntad y acuerdo, introspección, revisión de patrones de conducta obsoletos, aplicación de ejercicio y repetición del mantra-oración para manifestar la voluntad."

Canalizado el 27 de diciembre de 2015. 

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Canción de los soles renacidos



“Amanece en el horizonte y la luz envuelve la alborada,
Crece el Sol en el cielo y el Ser responde a la llamada.
“Ama y vive” le dice el sol, y el Ser danza.
Regocija en su alma y se llena de júbilo,
porque el sol le ha hablado.

Las luciérnagas en la noche anticipan su labor
Que es iluminar a los perdidos cuando no está el sol.
El Ser las descubre y las alaba,
Saluda a sol interior de cada una,
porque ellas guían su camino
cuando aún no ha amanecido.
Y descubre el Ser que el sol sale al amanecer,
pero en la noche duerme en su interior.

Luciérnagas amorosas que entre todas se iluminan.

Amanece en tu corazón hoy, porque el sol renacido está.
Bienvenida le damos a la luz y danzamos, danzamos!
Para que no nos abandone el sol interior.
Que nunca nos deje ya.
Vibran los tambores que señalan que el Ser ha despertado,
Ha salido ya el sol en su interior.
Danza, danza ya!
Sol jubiloso, danza!

Iluminemos entre todos cada amanecer.
El sol está aquí, la luz dorada danza,
Danza, danza ya!
La canción de la Nochebuena, canción del Solsticio,
La canción de los soles renacidos."

Sucede en esta hora un acontecimiento humano que ilumina los corazones. Enérgicamente serena, es una energía que expande luz y armonía. Genera entusiasmo y amor. Promueve la hermandad y extrae de cada Ser lo mejor. Porque el sol activa en cada uno la llamarada interna que ilumina todos los cuerpos, renueva lazos con los acuerdos, renueva lazos con los hermanos etéreos.

Los festejos de este tiempo advierten en el hombre la necesidad de reconectarse con algo sagrado. Envuelve de sacralidad sus acciones, si bien comprende que lo sagrado hecho carne ha de ser su propia existencia. Ya no hay cuentos remotos de otros que son dioses mientras el humano sólo contempla y adora. Ahora, benditos, saben que el Amor Eterno es parte de cada uno y entonces la celebración simbólica del Sol Renacido es para despertar la sacralidad en cada uno de ustedes. En cada evento sagrado se simboliza esta llamada. La danza eleva el espíritu, eleva frecuencia, cantar y danzar los conecta con esa energía solar. El espíritu busca alcanzar su propia iluminación. Como es arriba es abajo, benditos sean en Luz.

En Luz se expanden los corazones que elevan su mirada al cielo y en acción expanden su luz en la Tierra. Dicen los antiguos poetas que la luz llegó un día a través de un hombre que nació. Decimos hoy en esta hora que ese hombre nació mucho antes y después y durante. El hombre-luz, la humanidad divina, el dios humano es una plegaria de unión, de re-conexión, perfecto enlace, recuerdo, despertar. Que el sol en sus corazones recuerde en cada uno de ustedes que esa luz es parte de la divinidad, que celebran su propio nacimiento como humanidad divina. De eso hablan los cuentos a través de la historia. Descubran en ustedes la verdad de esa historia. Descubran y despierten, que ha amanecido. Amados hermanos, ha amanecido. Benditos sean.

Canalizado el 23 de diciembre de 2015.



lunes, 14 de diciembre de 2015

“Solo en Sinceridad se abre la puerta de la Completud Sagrada”



"Libertad y Amor. Presencia y Amor. Luz y Ser.
Amor no es condicionar el corazón a la expulsión de los aspectos menos puros, sino a elaborar un espacio de consciencia que permita expresarlos y transmutarlos.

Trascender el dolor implica hacerle frente a ese dolor. Catalizar la transmutación es hacerse uno con ese dolor. Lo que produce ese dolor es ante todo parte de un recuerdo o una presencia muy cercana en el corazón. ¿Cómo ignorarlo?
Si duele, reclama presencia, consciencia. Negar la realidad no es el camino de la cura de ese dolor, sólo lo elude. 

¿Cómo sanar un corazón dolido? En la aceptación y en la consciencia. Decirse a sí mismos que el dolor es real, que se hace carne, y permitirse la sanación consciente desde el Amor. El Amor Eterno-Completo es el que parte de uno mismo hacia uno mismo. Ese es el amor que luego se proyecta y se comparte. Un corazón partido por el dolor no puede amar más que a medias.

Permítete a ti mismo, Corazón Dormido, comprender esto; pues es necesario para sanar. Límpiate de espacios que nutren el dolor, retírate de los pensamientos que alimentan ese dolor. No requieres eso en tu sanación, solo la consciencia de que el dolor está presente y requiere tu atención para darle una solución. Una respuesta. En silencio, pregúntate en tu interior qué respuesta le darás a ese dolor. Qué está esperando de ti. Materializa luego una acción que te ayude a completar el ciclo de sanación.

¿Qué será lo que el corazón tiene guardado para ti en esta jornada? Dependerá escucharlo en vez de hablarle. Comprendes? Si en silencio estás, algo puede enseñarte. Pero debes hacer silencio. Deja de aleccionarlo, deja de pretender domarlo o silenciarlo. Tiene algo que decir tu corazón. Hermano, tiene algo que decir tu corazón. Permítele participar en su propia sanación. Expresar su dolor es parte de ello. Dale ese espacio. Permíteselo. Permite decir y aceptar ese dolor. Solo así la sanación bañará sobre él la dulce esencia dorada de la Completud Sagrada. Solo en Sinceridad se abre la puerta de la Completud Sagrada.

Limpios, sin engaños, sin negaciones. Sinceros con el corazón y consigo mismos. Practicar este ejercicio en silencio. Sinceridad es la puerta y el corazón es la llave. La sinceridad es apenas una señal de apertura, pero no es la Apertura. Solo es el camino que llevará a la Apertura."

Canalizado el 14 de diciembre de 2015.


domingo, 6 de diciembre de 2015

"Amen su noche y aguarden los amaneceres"


"Desnuda las intenciones de tu corazón, hermosa humanidad. Expláyate entre la bruma de los acontecimientos con solícita actitud de encuentro. Provee esta época una maravillosa energía potenciadora de recursos como nunca antes pudo verse en esta encarnación.

Mis hermanos, apunten alto y enarbolen la bandera de la unidad/unicidad. Expongan sus puntos de vista, exprésense en armonía y renueven los lazos desde la acción benefactora de saber escuchar.

Observen las estrellas. Son tan dispares, diferentes. Densas algunas, otras más sutiles, de todos los colores y vibraciones frecuenciales. ¡Observen las estrellas, hermanos! ¿No ven acaso la belleza en tal diversidad? ¿No ven que ellas almacenan tanta historia en sus múltiples años, almacenan experiencias tan vastas, y aún así forman parte de un universo tan joven y prometedor?

Las estrellas componen un espectáculo que explica casi todo al hombre. Le dice todo, todo está allí, en la observación de ese comportamiento. “Como es arriba es abajo” dice el antiguo maestro, y así es. Escuchen la voz que surge desde lo más profundo de su Ser ahora y aquí. ¿Qué dice esa voz? ¿Acaso los impulsa a la unión o a la separación? ¿Los impulsa a brillar o a menguar? ¿Esa voz los hermana o los aplasta? Renueven los filtros si la voz es discordante con la voluntad de su Ser, pues éste es parte de esa Luz que llaman Fuente, y la Fuente como creadora de todo lo que es ha dispuesto que hermanados estamos con las estrellas. Con ese universo vasto que observan lejano pero ahí  está, en ustedes. No hay separación cuando comprendemos que toda la existencia anida en la simple voluntad de existir, de Ser. Así fue dispuesto.

Observen sus atardeceres y amaneceres. Luz espacio/tiempo entre vidas. ¡Qué brillantes son los soles de sus amaneceres! ¡Qué piadosa es la estela dorada de sus atardeceres! ¿Ven acaso la belleza en estos paisajes? ¿Qué dicen de ustedes estos paisajes? Reflexionen sobre esto, pues son manifestaciones de ustedes mismos. No están separados, forman parte de él.

Luces y oscuridad. Amor en expansión redescubre todos los rincones del Ser y evidencia esos huecos en donde el amor no ha llegado. ¡Se hace la luz! Y pone en evidencia aquello que deben aprender a amar de ustedes, de todo. El paisaje que los rodea es una manifestación de ustedes, no están separados de él.

Observen la noche con el mismo amor que a las estrellas y a los soles, porque esa maravillosa oscuridad clama por un espacio en su consciencia, por una cuota de amor negada. Esa noche también es parte de ustedes.

Amados hijos, qué exigentes son con ustedes mismos al negarse la posibilidad de abrazar su noche sin estrellas. No lo sean, queridos. Ámense sin condiciones. Amen su noche y aguarden los amaneceres, las doradas albas que llegarán inexorablemente.

Son parte de un maravilloso paisaje creado una vez desde el amor más puro, ¡y todos los matices tienen tanta belleza! Disfruten y amen en esa contemplación su propia grandeza. Bendecidos sean en esta hora y todas las horas, en todos sus días y épocas."

Canalizado el 6 de diciembre de 2015.

jueves, 3 de diciembre de 2015

"¿Cómo amanece el rosal? Rociado de bendiciones"

"¿Cómo amanece el rosal? Rociado de bendiciones.
Amanecemos tal como somos, tal como fuimos. Lúcidos e impertinentes, solaces y fugitivos. Amanecemos cada día prometiéndonos que a la luz del nuevo día todo será distinto, que todo será mejor. Programamos nuestros sueños y nos deseamos buenas noches a nosotros mismos. Y al despertar, todo es lo mismo. ¿Qué pasó? nos preguntamos. ¿Por qué no se cumplió mi sueño, si lo soñé con tantas ganas, con tanta fe? Y no descubrimos que lo que soñamos es parte de una realidad posible sólo cuando aceptamos que no es soñando como se conseguirá.
Amanece otro día, y en este cambio de estación, con certezas y dudas cotidianas, aprendemos una vez mas que nada es para siempre, como en los sueños. Al despertar vemos que somos los mismos.
Sólo cuando creamos nos damos el permiso de cambiar nuestra realidad, de hacer tangibles los sueños.
Sólo cuando creamos dejamos de ser los mismos de ayer para ser más parecidos a lo que soñamos ser.
Sólo cuando creamos descubrimos que el nuevo amanecer nos trae vida y esperanza. Nos trae nuevos amaneceres nuevos."

Canalizado el 3 de diciembre de 2015.

Bendicion Akashica

“Que la Paz esté contigo y con todos aquellos a los que Amas. Que el Sol salga cada día para darte Luz y Calor. Que un Abrazo te agua...